Las huellas de un robo

Marta Palacios camina por Avenida Vicuña Mackenna, son las cinco de la tarde, hace un calor infernal, está esperando el verde del semáforo para cruzar y dirigirse a “la feria del catorce” , cuando de pronto ocurre lo que sucede a diario en el barrio.
La Florida es una de las comunas con más robos, asaltos y delincuencia de Santiago. Es más, según un estudio hecho por Paz Ciudadana, los paradero 14 y 19 de Vicuña Mackenna, pertenecen a las cuadras o paraderos más peligrosos de toda la comuna.

Marta había sido víctima del denominado “lanzazo”. Apenas quiso dar un primer paso para comenzar a cruzar la calle, un delincuente llegó por detrás y le quitó la cadena de oro que tenía en su cuello y la cartera con la que iba. Como Marta Palacios, hay miles de víctimas a la semana, solamente, en este barrio que se sienten inseguras de andar por la calle y de llevar accesorios de valor. “Me da mucho miedo  y también mucha rabia saber que no puedo caminar tranquila por mi barrio, no puedo cruzar la calle, para poder ir al mall, sin tener la sensación de que me van a robar”.

Rodolfo Carter, concejal de la Florida, dijo  que Carabineros hace rato que se había visto sobrepasado por la delincuencia en la comuna. Cuando al mayor de Carabineros, Luis Romero, se le preguntó por la afirmación hecha por el concejal, éste negó tajantemente esa aseveración. “Carabineros no se ha visto sobrepasado por los delincuentes, estamos haciendo las cosas bien para terminar con los robos y asaltos”, dijo Romero y de esta manera cerró el tema.

En una entrevista, el diputado Carlos Montes,  dijo que los vehículos de seguridad ciudadana han jugado un papel limitado. Llamaban a la policía y ésta llegaba porque un coronel en retiro estaba a cargo, pero resultaban muy caros. Según los vecinos, el principal problema con estos vehículos, era que se les fue perdiendo el respeto, ya que no tenían ni atribuciones ni autoridad. Además, por la extensión de la comuna, se les veía rara vez.

Para Felipe Granate, guardia de seguridad que trabaja en el paradero 14 de Vicuña Mackenna, es común ver asaltos. “Es cosa de tú te pongas aquí, esperes  una hora y verás, por lo menos, dos o tres robos” dijo Felipe Granate. “El paleta”, como es catalogado por sus cercanos en este sector, es un hombre que le ha tocado luchar con los delincuentes día a día. La peligrosidad que implica ser guardia o  carabinero en esta comuna es alta. “En un barrio o paradero como éste, tienes que andar muy atento, ya que siempre hay asaltos, y si forcejeas, incluso puedes perder la vida”, agregó Granate. El año 2004, “El paleta”, sufrió uno de los encuentros más terribles que jamás ha tenido en su vida. Mientras trabajaba, un delincuente iba con una pistola escondida. Al darse cuenta que lo habían descubierto, sacó su pistola y amenazó con ésta a Granate. El delincuente terminó arrancando y a los minutos fue detenido por carabineros.

Un problema fundamental y que se convierte en factor importante, es que la dotación policial disminuyó notoriamente. En La Florida hay 485 carabineros y se está lejos de lo que se requiere. Durante la gestión del ex alcalde Zalaquett, se trasladaron cuarenta uniformados a la nueva comisaría de Puente Alto, y más de cincuenta a unidades de otras comunas.

La Florida, con casi 450.000 habitantes -estimación del INE-, cuenta sólo con una comisaría: la 36°, en calle Sótero del Río, paradero 19 de Vicuña Mackenna. La sensación de inseguridad aumenta ante la tardanza de Carabineros para acudir a los llamados de emergencia. A veces ni siquiera concurren, por lo que la impunidad es frecuente en las riñas callejeras, asaltos a casas sin moradores, hurtos y robos menores.  Este hecho, de que haya sólo una comisaría es otro de los factores, que para los vecinos, es fundamental en la cantidad de delincuencia del barrio.

Todas estas razones y factores nos darían a entender que la delincuencia es un tema que ya está radicado en La Florida y en el paradero 14 de Vicuña Mackenna, pero lo cierto es que hay vecinos y autoridades que se niegan a esta afirmación. El “Paradiario14”, que es la red de diarios ciudadanos en La Florida, a través de los vecinos, hizo una campaña contra los medios de comunicación, manifestándose principalmente  que los medios de comunicación al ser constructores de la realidad, ya sea con mentiras o verdades, van haciendo que la gente crea, opine y diga lo que se les está vendiendo y lo que, supuestamente, se le vende a la población es que en la comuna de La Florida es imposible transitar sin que te roben o te asalten y para ellos no es así. Esta “mala fama” que le ha hecho los medios de comunicación a la comuna la perjudica muchísimo en su crecimiento económico, pues la gente no quiere vivir ahí y prefieren acudir a otros centros comerciales para no arriesgarse. Destacan que La Florida tiene grandes cosas, muchas organizaciones que realizan actividades que incentivan el compañerismo, la lealtad y la buena voluntad de los vecinos. La vida en comunidad aumenta poco a poco y la globalización desmarca a los floridanos.
Además de este tipo de campañas, Carabineros ha tenido una política de negar todos los problemas que están ocurriendo, tal como lo hizo el mayor de Carabineros, Luis Romero, diciendo que no estaban sobrepasados por los delincuentes, que el paradero 14 ya dejó de ser tan peligroso como lo era antes.

La tarde está tranquila, el calor es sofocante. La gente sale por centenas del metro Bellavista de La Florida hacia el Mall Plaza Vespucio, una gran cantidad de personas se pasea por el paradero 14, visitando los locales artesanales, quioscos, etcétera. En la esquina está “El paleta”, quien va de un lado a otro hablando con locatarios, contestando dudas y mirando a los transeúntes. De pronto empieza a correr. Delante de él va un tipo con una cartera en la mano. Se unen a la persecución dos guardias más, carabineros ninguno. Un joven había asaltado a una mujer, le había robado una bolsa de la tienda deportiva Nike y su cartera. “El paleta” había entrado en acción, y si es que hay alguien que tenía que ser parte de esta historia es él, porque como ya se dijo antes, es la persona que más robos y asaltos ve durante el día. ¿Carabineros? No aparecieron en la persecución, sólo al final cuando atraparon al delincuente, llegaron con el retén y lo llevaron a la 36º Comisaría: La única comisaría de la comuna.

Según el último Censo hecho en nuestro país (2002), La Florida, tiene una población eminentemente joven, con un 42 por ciento de la población que es menor de 24 años; un 79 por ciento menor de 44 años. La tercera edad (65 años) sólo representa el 4 por ciento de la población.
Según la encuesta de Seguridad Ciudadana del Ministerio del Interior del año 2008, La Florida se encuentra entre las veinte comunas con mayor cantidad de denuncias por delito de robos con violencia, de robo con intimidación y de robo con fuerza. Además, está entre las diez comunas con mayor cantidad de denuncias por delitos de homicidio, violación y violencia intrafamiliar. La gran característica, que según vecinos, tienen los habitantes de este barrio y de la comuna en general, es que son muy temerarios, denuncian muy poco, son cobardes y esto se debe a que temen por las represalias que puedan ocurrir si es que denuncian a los delincuentes y la poca gestión que han visto por parte de las autoridades encargadas de mantener el orden.

El gran desarrollo de La Florida, que está en el paradero 14, como lo son el Mall Plaza Vespucio, los locales artesanales y empresas, son  factores que han perjudicado la seguridad de los habitantes.

Los vecinos también critican y argumentan que no son solamente delincuentes de La Florida, sino que también vienen de otras comunas a robar a este barrio. Pedro, de 36 años, de la Villa Alberto Larraguibel, paradero 14 de Vicuña Mackenna, señala: “He sido testigo muchas veces de cómo delincuentes que no necesariamente viven en La Florida, se han tomado a cualquier hora el centro cívico de nuestra comuna, en especial el sector entre los paraderos 12 y 14”. El mismo fue asaltado, junto a una vecina, por dos jóvenes de no más de 15 años, a plena luz del día. “Al final, uno los termina identificando, porque vienen una y otra vez a robar acá”, alega Pedro.

¿Cómo se podría superar o reducir la delincuencia? Ésta es una pregunta que se hacen todos los vecinos del barrio y también de la comuna.
Dentro de los planes para reducir la delincuencia están todas las demandas y reclamos para que se cree una nueva comisaría de Carabineros, porque las autoridades saben que están con déficit de policías  en la comuna y se necesitan más hombres para poder controlar los robos. Para eso se está conversando con la subsecretaria de Carabineros, Javiera Blanco.
Pero también están los que creen todo lo contrario, por ejemplo: El alcalde Jorge Fajardo, quien piensa que  los carabineros tienen que estar en la calle y no haciendo trámites burocráticos dentro de una comisaría. La solución, según el alcalde, cree que está en los retenes móviles ya que hay seis autos y 26 motos. “Las motos son el vehículo más eficaz y rápido bajo cualquier evento policial” dice el alcalde.
El diputado Gonzalo Duarte, ex alcalde de La Florida, en unas declaraciones al medio “Paradiario14”, dijo que estima necesario crear una nueva comisaría, aunque en el corto plazo estima suficiente reponer como tenencia el antiguo retén del paradero 18 de Avenida La Florida con Rojas Magallanes. Este proyecto no tardaría más de dos años y cuenta con la aprobación del Intendente de Santiago.

¿Será la solución a los problemas de delincuencia sólo una nueva comisaría?

 

Publicado en Reportajes | Deja un comentario

La promesa de un fiel vendedor

Florencio Bustamante un feliz y sacrificado vendedor, que desde los 15 años  está trabajando en el barrio. Quería ser abogado, quería ser político pero la vida lo llevó por otro camino. La fidelidad de una promesa eterna a su madre lo encerró para siempre en La Florida.

Florencio Bustamante

Florencio  trabaja en el Mall Plaza Vespucio, su vocación por el comercio estaba empezando a terminar, quería dedicarse a otra cosa. Pero entonces ocurrió lo que enlazó por siempre a “Don Flor” con el barrio del paradero 14 de Vicuña Mackenna: en el año 1991, Marta Silva enfermó de Cáncer al hígado. No se dio cuenta cuando al cabo de cinco meses, la mujer se estaba muriendo y no había vuelta atrás. “Florencio sufrió mucho, no sabía qué hacer sin ella. Era todo para él, era su pilar, su fuente de vida, su modelo a seguir. Cuestionó mucho su vida y deambuló bastante tiempo sin asimilar lo que había ocurrido”, dice su esposa, Karina Yau.

El día antes de morir, Florencio y su madre conversaban, ella acostada, pálida, delgada y sin fuerzas para continuar viviendo. Fue allí donde le dijo lo que sería el camino y el futuro a seguir.

“Continúa lo que hemos hecho desde hace años, trabaja en esta comuna y para este barrio. Te lo pido como último favor, por favor  prométemelo”, eso fue lo que le hizo prometer a Florencio Bustamante antes de morir.  “Y ésta promesa se ha cumplido a cabalidad”, dice Ernesto Puente, mejor amigo de Florencio.

Florencio trabaja, como todos los días, arduamente en su puesto ubicado en el patio municipal de la comuna de La Florida, en calle El Cabildo. Va de un lado a otro, para ayudar a sus compañeros de  trabajo o  sólo  para conversar y “copuchar”. Su aspecto no denota la edad que tiene. A sus cincuenta y tres años, la vida le ha dado una buena forma física llena de experiencia y buen carisma. Quien lo conoce sabe que nunca verá en él una mala cara, dijo Ernesto Puente, mejor amigo y ayudante.

El paradero 14 de Vicuña Mackenna  representa, para la comuna de La Florida, un polo de desarrollo comercial en una de las comunas más grandes y pobladas de Chile, que en la actualidad tiene más de 133 mil habitantes. Este desarrollo  se debió, en gran parte, a todos los cambios que hubo en el paradero. Y es aquí donde “Don Flor” se ha convertido en todo un símbolo del barrio, quien ha estado desde aquella época – década de los setenta- comercializando en este sector.

“Don Flor” – como lo conocen en el barrio- es considerado por su pares como el padre de todos los comerciantes, es el más antiguo, el de mayor conocimiento comercial, el que tiene más influencia en la municipalidad. A él acuden cuando necesitan un consejo, una ayuda o simplemente una sonrisa.

Siempre con el optimismo por delante, “Don Flor”,  ha trabajado desde que tenía quince años junto a su madre, Marta Silva, quien ha sido la fuente de fuerza, inspiración y ganas de seguir trabajando en aquel lugar.

Florencio Bustamante, por entonces un niño, juega con un yo-yo, con sus pantalones sucios y zapatillas rotas, mientras su madre, sin descansar, trabaja vendiendo en la calle, en su amada comuna de La Florida. Marta Silva además de ser vendedora, era la presidenta de la junta de vecinas del barrio. Era todo un símbolo en los años sesenta, muy querida, ya que apreciaba y amaba a su comuna, sobre todo “su sector”: el paradero 14 de Vicuña Mackenna. Florencio dijo que siempre acompañó a su mamá a todas las reuniones de la junta vecinal, desde ahí que le agarró un cariño a este barrio. En vez de jugar fútbol o a las canicas, él estaba con la señora Marta en reunión, dice Ernesto Puente.

No hay una parte del día en que se vea a “Don Flor” desanimado, sin ganas de trabajar o reclamando por algo, dice Roberto Candía, locatario del barrio.
“Don Flor” trabaja pensando siempre en servir al otro y, sobretodo, en servir a su comuna y a su barrio del paradero 14 de Vicuña Mackenna.
“ Don Florencio usted debería “tirarse” de nuevo para alcalde o concejal, estoy seguro que gana”,  Le dicen  los demás locatarios. Para ellos es una persona muy importante y muy querida.

En el año 2000, con el apoyo de muchos de los compañeros y amigos que hoy día tiene quiso postular a concejal de la comuna de la Florida, pero el miedo al fracaso no lo dejó seguir con la postulación.

En su casa, Florencio Bustamante, juega con su hijo menor, Sebastián,  a la pelota mientras su esposa, Karina Yau, prepara la cena. En el hogar es igual de apasionado que en el trabajo, es buen papá, buen marido, es muy preocupado, dice Karina. Llega tarde a casa y es por eso que el tiempo que tiene lo aprovecha al máximo con su familia.

Desde los quince años trabaja en el barrio, en un principio ayudaba a su madre con el papeleo en la municipalidad, trabajaba en las calles, después trabaja en la rotonda del 14, poniendo los árboles de navidad o para el 18 colocaba banderas chilenas, siempre con su madre. Después con el cambio en los años setenta empezaron las transformaciones que hizo temblar la decisión y el amor de seguir trabajando en la calle pero en vez de destruir el comercio, todo se hizo a favor de éste. Y en los años noventa empezó la construcción del Mall Plaza Vespucio. Lugar donde también trabajó en sus primeros años.

La única crisis que pasó fue en el año 2005, cuando una fuerte recaída de la enfermedad que padece, diabetes, que lo obligó a dejar el trabajo y estuvo dos meses  internado en una clínica y otros dos meses con reposo en casa. Se había levantado y había llegado al trabajo con las mismas ganas de todos los días, el problema lo tenía de haces semanas ya que llevaba comiendo cosas dulces que no le estaban permitidas.  “Don Flor” llegó al quiosco, y antes de abrir el negocio, se desvaneció. Permaneció horas tirado inconsciente, nadie se dio cuenta de que estaba adentro. A la clínica llegó en un estado grave, pero de a poco se fue mejorando y logró salir en un buen estado.

 

 

Florencio trabaja, sagradamente, una vez a la semana con la camiseta, de otra de sus pasiones, Colocolo. Hincha fanático del fútbol, quien todos los fines de semana acude al estadio con su hijo, Sebastián, y su mujer. “Es como en lo único en donde bota todas sus tensiones, grita todo el partido pero apenas termina, ya está pensando en ir a trabajar”, dice Karina Yau.

Florencio trabaja pensando todos los días en la promesa que le hizo a su madre. La recuerda como si hubiese sido hace poco y cuando no anda contento ni feliz piensa que la está deshonrando. “Hubo un día que Florencio mandó a la cresta a todos, que se fue temprano a la casa, que llegó a su casa triste y que no quería saber de nadie. Al día siguiente me contó que fue porque sentía ganas de dejar el trabajo, no tenía ganas de seguir viviendo en esta comuna y eso era una falta de respeto  hacía su madre”, cuenta Ernesto Puente.

Florencio trabaja en distintos lugares del barrio, no tiene un lugar establecido. Cuando le vence el permiso de un local, arriendo otro o si está disponible un quiosco o simplemente se pone en la calle a vender. “Nunca está sin trabajar, porque siempre le gusta tener plata para nosotros”, dice Karina Yau

Cuando en cuarto medio salió del Liceo Benjamín Vicuña Mackenna, pensaba estudiar para ser un relacionador público o derecho para convertirse en abogado, incluso pensó en que llegar a ser político pero para ayudar a su madre, debía permanecer más tiempo con ella y no estudiando, por eso no hizo nada de lo que tenía planeado e hizo unos cursos de contabilidad.
Cursos que le sirvieron para poder llevar bien el dinero a su casa y no malgastarlos y poder sacar a su familia adelante.

Dice que se ve por mucho tiempo más trabajando aquí, aún le falta muchas cosas por hacer, todavía le falta atreverse a tener un cargo público, pero no se apura, porque sabe que tarde o temprano se le recompensará todo lo que ha hecho por su barrio.

Lleva 38 años trabajando para la comuna y, según él, vendrán muchos más.

Maldición o bendición, Florencio Bustamante Silva vivió, vive y vivirá ligado a su madre.

 

Publicado en Perfiles | Deja un comentario

Vendedor del 14 de Vicuña Mackenna fue asaltado por el diablo

José Francisco Ríos (48), padre de familia, trabaja en la calle El Cabildo del paradero 14 de Vicuña Mackenna. Iba a cerrar temprano su local el día domingo 31 de septiembre  ya que se celebraba esa noche Halloween. Pero jamás imaginó que por motivo de esa festividad cambiaría la cotidianeidad de siempre. A las 18:30 horas fue asaltado por un hombre vestido del personaje más simbólico del día de los muertos: El diablo

Por Fabián Alonso Godoy Saravia

¿Cómo te encuentras después del asalto?

Es difícil recuperarse de un susto así, ando nervioso, uno nunca espera que  le ocurran este tipo de cosas y menos de esta forma tan inusual, llega a ser tragicómico lo que me pasó –mientras evoca una leve sonrisa-. Mis compañeros aun me molestan.

Sí , es muy extraño-río-. Pero cuéntame ¿Cómo pasó esto?

Estaba a punto de cerrar el local e irme a la casa, quedaban pocos puestos abiertos a esa hora, siempre soy uno de los últimos en irme. El día estuvo bueno, me fue bien con la venta de adornos de Halloween  y todo iba bien hasta que de repente pasó un grupo de jóvenes que estaban disfrazados para la ocasión. Uno se devolvió.

Y en ese momento …¿Se le pasó por la cabeza que algo malo podría ocurrirle?

No, nunca. El joven se acercó, me miró y me preguntó… ¿Dulce o travesura? Yo aun incrédulo me reí y me preguntó por segunda vez. Seguí callado hasta que de repente sacó una pistola y me apuntó. Me dijo que le entregara toda la plata. Yo ya estaba asustado. Sin decir ninguna palabra saque lo que tenía en la billetera y se lo pasé.

¿Nadie vio lo que estaba ocurriendo, para poder ayudarlo?

No sé, no me di cuenta. Seguro que sí, pero nadie hace nada por temor a que le pueda pasar algo. Igual después de que se fue el ladrón, algunos compañeros se acercaron para ver como estaba y me acompañaron a denunciar a carabineros.

¿ Qué personaje fue el que lo asaltó?

El más temido…  el mismísimo “Belcebú” – ríe-

¿Sus compañeros no lo molestaron después de ser asaltado por el diablo?

Al principio estaban asustados y preocupados por mí. Había un ambiente más serio pero cuando me preguntaron, quién me había asaltado y yo le respondí el diablo , tuvieron ataques de risas. Es muy rara esta situación. Es más, no quiero que salga esto a luz pública porque me daría mucha vergüenza.

¿Y aun, carabineros, no ha dado con el “diablo”?

No , aun carabineros está buscando al delincuente y no hay noticias sobre él. Pero apenas sepan algo debieran avisarme. Ojalá se esté pudriendo en el infierno- Ríe-

Publicado en Entrevistas | Deja un comentario

El guardia del pueblo

A pesar que las autoridades de seguridad, como Carabineros, no son muy queridas y están estigmatizadas por la sociedad, en éste barrio se les aprecia de manera positiva. Es dentro de ese contexto donde aparece Felipe Granate, guardia del Mall Plaza Vespucio pero su sector de trabajo abarca mucho más, ya que trabaja afuera del mall , a la salida  del metro y muy seguido va a cooperar a los locales de la calle El Cabildo. Las cualidades que caracterizan a “El paleta”, como lo llaman sus amigos del barrio, son de una persona humilde, servicial y extremadamente amable. Es por esto que además “El paleta” es apodado como: el guardia del pueblo

Por Fabián Godoy Saravia

¿Cómo  nació esto de ser catalogado como el guardia del pueblo?

Esto pasó hace años atrás. Lo que pasa es que siempre me gustó compartir con la gente. No me gusta ser un guardia  que está parado, como momia, e interactuar solo cuando hay problemas. Entonces siempre estuve pendiente de las cosas que pasaban aquí y me gusta ayudar en lo que más pueda a la gente. Gracias a Dios, me quieren mucho.

¿Y tu sobrenombre de “El paleta”?

Aunque muchos se confunden porque podría venir de paleta, como dulce, el significado es por “paletiao”. Ya que generalmente me piden ayuda y no dudo, ni un segundo en resolver, todos sus inconvenientes.

¿Tus inicios fueron difíciles, pensando en que hay un “odio” injustificado a las autoridades?

Sí, cuando llegué fue un poco difícil. Al principio, nos insultaban mucho. Ya llevo siete años trabajando aquí  y en lo personal, me siento  muy querido y respetado, pero aun hay personas que tratan mal a algunos compañeros, claro que con el tiempo la gente de ha dado cuenta de que nosotros sólo queremos ayudarlos.

Dentro de estos siete años, ¿Cuál ha sido tu experiencia más peligrosa en este rubro?

Recuerdo una vez, en el año 2004, llevaba un año de servicio y una tarde me avisaron que un hombre portaba una pistola, cuando nos aseguramos de que así era, procedí a detenerlo y el hombre sacó su pistola ,me apuntó y amenazó con dispararme, después arrancó y Carabineros lo detuvo. Pensé en dejar de trabajar por el susto, quedé con estrés postraumático.

¿Piensas seguir más tiempo trabajando en esto?

Sí, ya tengo amigos, me quieren y soy  uno de los guardias que más tiempo lleva trabajando aquí, siento que me queda para rato. Quiero seguir “paletiandome” con la gente, jugándomela por ellos y defendiéndolos por mucho tiempo más.

 

Publicado en Entrevistas | Deja un comentario

Inauguración de Congreso Educacional en la Florida

Se dio inicio a un importante proyecto, que consiste en un proceso de debate sobre los desafíos que tiene la educación municipal de La Florida. Éste pretende incorporar la opinión de todos los profesores, alumnos, apoderados y personal no docente. El lema del proyecto es: “Educación Municipal: ¿Qué decimos de ti?”

Punta pie inicial

Y el día tan ansiado, por los docentes, llegó. El día miércoles 22 de Septiembre era  esperado desde hace mucho tiempo. Y es que el colegio de profesores quería implantar este proyecto y sólo hacía falta la aprobación e incorporación de la Corporación Municipal de Educación de La Florida (COMUDEF). Concejales y profesores representantes del Colegio de Profesores fueron los primeros que llegaron, conversaban con la felicidad y el optimismo que el proyecto emanaba.

A medida que el día iba entrando aparecieron los personajes con los que contó este evento. El alcalde, Jorge Guajardo, el diputado Carlos Montes, el

Se dio inicio al proceso educativo , que busca generar espacios de dialogo y debate sobre la educación , con el fin de mejorar el sistema de éste.

 senador Ignacio Walker, la Secretaria General de la COMUDEF, Andrea Palma. Ya para la hora de la inauguración, se juntaron más de 750 personas, en el Gimnasio del Colegio Bellavista. Las caras de nerviosismo, de algunos asistentes, terminaron sólo cuando los fuertes aplausos, por parte del público, se transformaron en la respuesta a una aprobación general del proyecto.

Función del Congreso

Importante fueron las palabras de la Secretaria General de la COMUDEF, quien dijo que el Congreso de Educación busca instalar momentos de diálogos y debates al interior de los establecimientos educacionales que administra la COMUDEF ( 29 liceos y escuelas  y 14 jardines infantiles).También se indicó que el proceso se extenderá hasta el día 3 de noviembre  y se abordaran cuatro temas, la convivencia en la unidad educativa, la calidad de la educación, el marco legal y la red social y comunitaria en la educación.

El público escuchaba atentamente las expectativas  que anunciaban sobre el  proceso de educación, el silencio absoluto indicaba el interés por el congreso.

También se dijo que después de  abordar estos cuatro temas, dentro de los establecimientos, se realizaran grupos o asambleas, donde se hará una síntesis de lo discutido. Además se formularan las propuestas de cada establecimiento, para que luego el último día, 3 de noviembre, se discutan todas las propuestas hechas por  las unidades educativas que estuvieron en este congreso.

El Alcalde en el evento hizo una presentación mostrando los gastos de la educación, el dinero que ganaban los profesores en los años 70’ y 80’, contrastándolo con la remuneración que hoy reciben. Y además dijo, que deben preocuparse también por la infraestructura y del material estudiantil.

 

¿Cómo lo tomaron los asistentes?

La reacción del público , asistentes y encargados del congreso fue totalmente positiva. Sorprendido quedó el Alcalde, cuando estudiantes del Colegio Bellavista, saltaban en busca de tocarlo y agradecerle la preocupación por la educación municipal.

Carlos Díaz, presidente del sindicato Nº1 de educación , dijo que es importante este congreso, ya que busca tener la opinión de los actores principales involucrados en el tema , justo en el tiempo en que más se ha criticado la educación del país.

Sergio Espinoza, docente que representa al Colegio de Profesores, dijo “ ojala que resulte este proceso .Es un proyecto que busca mejorar la educación municipal y es un gran paso para la educación nacional.

Publicado en Noticias | 1 Comentario

Local de piercing del 14 clausurado

Por problemas de salubridad, el local de piercing “Mi Vida Loka, Piercing y Tattoos”, ubicada en el paradero 14 de Vicuña Mackenna, fue clausurado. La tienda no cumplió las normas básicas que impone el Ministerio de Salud, según el decreto 304 sobre Tatuajes y Prácticas Similares, que resalta que los recintos deben contar con superficies de trabajo lavables y limpias, lavamanos con agua corriente, áreas e instalaciones para el lavado de material, buena iluminación, camilla, entre otras condiciones.
La semana pasada, llegaron a inspeccionar funcionarios del Ministerio de Salud, y comunicaron que el local no presentaba todos los requisitos necesarios para realizar este tipo de procedimientos. El dueño de la tienda, Gonzalo Loiza, dice que “dará la pelea”, ya que tiene el certificado sanitario que entrega el ministerio y afirma que este documento sólo se da cuando se cumplen con todas las condiciones de salubridad

Problemas de salubridad es la razón de la clausura del local

Publicado en Noticias | Deja un comentario